miércoles, 14 de octubre de 2015

UNA REVELACIÓN BRUTAL (Louise Penny)


SINOPSIS

Una noche fría y oscura, dos hombres conversan frente al hogar de una cabaña oculta entre la espesura de un bosque de Quebec. Uno de ellos relata una aciaga historia, de dimensiones casi míticas, que culmina en el caos y la violencia. Al día siguiente, la aparición del cadáver de uno de los contertulios conmociona a los residentes de la apacible localidad de Three Pines, cerca de la frontera con Vermont. Desde Montreal acude el afamado inspector Armand Gamache, jefe del Departamento de Homicidios de la Sûreté du Québec, y su equipo de colaboradores, que se encuentran con un cuerpo manchado de sangre que nadie parece reconocer, lo último que uno esperaría en un pueblo que se diría salido de una fábula infantil.
Sin embargo, incluso en las comunidades de apariencia más bucólica, la calidez de sus habitantes, la solidaridad entre vecinos y el ambiente acogedor de sus moradas pueden esconder secretos inconfesables y episodios tenebrosos. Así pues, desvelar el reverso de la idílica postal supondrá para Gamache uno de los desafíos más apasionantes de su carrera.

COMENTARIO

La novela que hoy os comento era para mí lectura obligada después de la sorpresa tan agradable que supuso Naturaleza muerta, primera novela de esta autora canadiense, y que da inicio a la serie protagonizada por el inspector Armand Gamache de la Sûreté de Québec.
Esta espléndida novela, quinta de la serie aunque segunda en ser publicada en España, tiene la ventaja de que puede leerse de forma independiente.
Han pasado varios años desde los sucesos de la novela anterior, y Gamache tiene que acudir de nuevo a la localidad de Three Pines a investigar un extraño crimen.
Ha sido agradable reencontrarme con los mismos personajes que aparecían en Naturalezamuerta, tanto con los habitantes del bucólico pueblecito canadiense, como con los policías que investigan el caso y que acaban teniendo una relación muy estrecha con los vecinos.
Todos los habitantes de Three Pines tienen una caracterización muy cuidada que les da una personalidad especial, como en el caso de la anciana Ruth, que no se conforma con una mascota normal, como un perro o un gato, sino que tiene un pato al que viste con ropa desechada de bebés. Cada uno aporta historias interesantes que enriquecen el argumento.
Aunque cada personaje tiene su importancia en la historia, Gamache es el principal protagonista, un hombre grandote de cincuenta y tantos años, con un cierto aire de distinción, que llama la atención, sobre todo, por su mirada amable, que constituye su fuerza y también su debilidad.

Una de las primeras lecciones que Gamache imparte a sus jóvenes colaboradores es que para atrapar al asesino hay que volver atrás, hacia el pasado, al momento en el que comenzó el crimen, para detectar aquél acontecimiento olvidado por los demás, pero que queda alojado en el interior del homicida en estado latente.
Según Gamache, lo que lleva a matar no se ve, por ello resulta tan peligroso. No es un arma, ni algo que veas venir, es una emoción a la espera de una oportunidad para atacar. Al asesino le ocurre algo en un momento determinado de su vida que lo destroza. Puede ser algo aparentemente trivial pero que al asesino le va generando un resentimiento, una emoción que se vuelve maligna y se acaba desatando. Por ello, para desenmascarar a un asesino, hay que seguir no sólo las pistas, sino también las emociones que subyacen bajo tierra.
Desde el principio de la novela sabemos que la gente de Three Pines está mintiendo, aunque desconocemos si esas mentiras les involucran o no en el crimen. Y es que, según Gamache, la gente siempre miente durante una investigación por asesinato. Para él el truco consiste en distinguir las mentiras importantes de las intrascendentes, y descubrir qué encierran esas mentiras que facilitan la vida cotidiana de la gente, hasta que la verdad quede al desnudo.
Un dato a señalar es la importancia del arte en esta historia. La autora es capaz de desmenuzar en detalle y con gran sensibilidad los elementos de una obra de arte, su significado, su simbolismo, las emociones que despierta, como si se tratase de un ser vivo. Si en Naturaleza muerta eran los cuadros los que tenían importancia en el argumento, llegando a ser piezas claves en la resolución del crimen, en esta novela se trata de tallas hechas de madera, esculpidas tan minuciosamente que parecen reales.
La autora nos explica que una obra de arte no es única por el color, la composición o el tema que trata, sino por su capacidad para conmover al espectador, para provocar añoranza, inquietud, esperanza o temor.
Ni que decir tiene que la novela me ha encantado, es interesante, cálida y bien escrita.  La he disfrutado mucho y me gustaría que publicaran el resto de títulos de la serie. Si tengo que ponerle un pero es que esperaba otro final, pero desde luego la recomiendo sin dudarlo.


AUTORA

Louise Penny nació en Toronto (Canadá) en 1958. Es la escritora canadiense de género negro de mayor proyección internacional. Sus libros se han traducido a más de veinte idiomas y ha recibido numerosos premios, entre ellos cuatro veces el Premio Agatha a la mejor novela de misterio y dos el Premio Anthony. Con Una revelación brutal, entrega número cinco de la serie protagonizada por el inspector Armand Gamache, obtuvo ambos galardones. Las últimas entregas de la serie han alcanzado el primer puesto en la lista de libros más vendidos de The New York Times.
Antes de dedicarse a la literatura trabajó durante casi dos décadas realizando labores periodísticas para la Corporación de Radio y Televisión de su país. En 2013 fue distinguida con el título de Miembro de la Orden de Canadá en reconocimiento a su labor de difusión de la cultura canadiense, en particular la de Quebec.

FICHA TÉCNICA

Editorial: Salamandra (2015)
480 Páginas
ISBN: 978-84-16237-04-3
Título original: The brutal telling
Traducción: Ana Herrera Ferrer
Precio: 19 €
Ebook: 10,99 €


PUNTUACIÓN

4 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...