viernes, 7 de septiembre de 2012

DÉJAME IR, MADRE (Helga Schneider)



SINOPSIS

Tras seis decenios desde que su madre abandonó a la familia para incorporarse a las SS, Helga va a ver a su madre nonagenaria a la residencia donde está internada. Allí descubre que, a pesar de que sigue siendo la misma mujer que fue cómplice activa del Holocausto , le cuesta cortar los lazos que la unen con su progenitora.

COMENTARIO

Este libro pertenece a ese tipo de historias que dejan el corazón encogido. Se trata  de una novela autobiográfica, un testimonio desgarrador que nos acerca de alguna manera a un pasado histórico espantoso que no debemos olvidar.
Esta crónica histórica está narrada en primera persona por la hija de una antigua celadora de un campo de concentración nazi, que decide ir a visitar a su madre y enfrentarse así a sus propios demonios internos preguntándole qué la impulsó a abandonar a sus hijos. La acción transcurre en un único día. Es una entrevista en la que madre e hija recordarán sucesos del pasado. Helga no puede evitar interrogar a su madre para intentar saber más cosas, conocer el interior de esa persona a la que une un vínculo imperecedero. Aunque sepa que lo que escuche de su labios puede hacerla sufrir, pero algo la empuja a querer saber más. Para ello no duda incluso en llegar al chantaje emocional.
La novela relata esta discusión en la que se van mezclando todo tipo de sentimientos, la ternura, el miedo, el odio, la ira, la compasión, la indiferencia, el rencor… Y nosotros, como lectores , asistimos a ese desfile emocional y a ese horror que nos devuelve a las cámaras de gas, a la tortura, a la maldad más despiadada.
La novela, aunque dura,  se lee muy bien porque no resulta densa, pero menos mal que es cortita, porque no sé si podría haber aguantado leer muchas páginas más, la verdad. Con eso no quiero decir que no me haya gustado, es sólo que como testimonio es estremecedor.
Lo mejor: Cómo consigue la autora transmitir su propio dolor, la dualidad de sentimientos hacia su madre, su incapacidad para romper de una vez por todas el cordón umbilical que las une.
Lo peor: El mal sabor de boca que deja la lectura.



AUTORA

Helga Schneider nació en Steinberg (Polonia) en 1937, y pasó su infancia en Berlín donde vivió durante la guerra. La madre abandonó su hogar para ingresar en la filas de las SS y  el padre volvió a casarse marchando con su familia a Austria, donde pasó su adolescencia. Más tarde viajó a Bolonia y se casó con un italiano, llegando incluso a dejar su idioma materno por el de su país de adopción.  Su primera novela, No hay cielo sobre Berlín (1995) fue si primer intento por expulsar sus demonios interiores y se convirtió en un bestseller. En 2001 se publica Déjame ir, madre, también con un gran éxito.


FICHA TÉCNICA

Editorial: Salamandra
157 páginas
Precio: 11,50 €
ISBN: 84-7888-795-4

Puntuación: 

14 comentarios:

  1. Me la apunto directamenete. El tema de nazismo me gusta bastante y esta parece una novela bastante emotiva.

    ResponderEliminar
  2. Había leído alguna reseña del libro y como dices, estas historias reales impactan. En cualquier guerra existen dos bandos y en los dos siempre hay sufrimiento. Ha de ser difícil escribir un libro así. Me apunto a la autora. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía pero me voy a apuntar el título porque esta temática es de mis favoritas a pesar de que siempre suele ir acompañada de historias duras, pero bueno, estas novelas que no te dejan indiferente y transmiten tantos sentimientos son de las que más me gustan
    besos

    ResponderEliminar
  4. Ya he leído otra reseña (de Booky) que dice más o menos lo mismo que tú: que es desgarradora y que te deja sin aliento al conocer los verdaderos sentimientos de las protagonistas.
    Yo lo tengo apuntado, aunque creo que tendré que mentalizarme antes de leerlo de que va a ser duro.

    ResponderEliminar
  5. Según nos cuentas parece una historia muy dura. Yo también me la apunto porque estos temas me gustan bastante.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué duro, mira que en el fondo me gustan estas historias. La tengo en cuenta para el futuro. Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo no podría leerla, no lo aguantaría, es un tema que me toca de cerca así que la dejaré pasar. No obstante, muchas gracias por hacernos conocer a una autora y una obra nueva, siempre es bueno saber qué se cuece por el mundo literario. Un beso :)

    ResponderEliminar
  8. Me gustan muchísimo este tipo de historias, así que otra lectura a tener en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Bueno, es un tipo de historias que suelo leer si se alejan del sentimentalismo. Asíq ue por lo que comentas me lo tengo que apuntar.
    Gracias, no lo conocía.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Pues creo que me lo llevo apuntado, por lo que comentas es na lectura que puede gustarme =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Me encantan este tipo de lecturas. El drama es uno de mis géneros favoritos, así que no puedo hacer otra cosa que apuntármelo. Gracias por tu opinión :)

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola guapa!

    Ya veo que seguimos en conexión las dos. ¡Me fascina que prácticamente siempre coincidamos en las opiniones sobre lo que leemos! Ji Ji JI

    Y es que cuando la leí pensé exactamente lo mismo que tú. Si llega a tener más páginas no sé qué hubiera pasado... Pero la verdad es que me encantó. La historia es, como bien dices, muy dura y te deja noqueada ... sobretodo porque sabes que es verdad.

    No os la perdáis por nada del mundo, os la recomiendo yo también. Por cierto, Pilar (y a todos a los que os interesa este tema), no puedes dejar de leer "La mala bestia". Os encantará, de verdad.

    Vázquez-Figueroa, Alberto. La bella bestia. Madrid : Martínez Roca, 2012. ISBN 9788427032507.

    Petonets

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que no se debe olvidar el pasado, y por eso me encanta leer sobre esta época. Lo apunto sin duda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Ya me la apunto, Pilar. Una novela testimonio puede ser dura, como este es el caso pero, si está bien trabajada por el autor de turno, como parece ser esta, pues no hay que dudar en ir a por ella. No hace mucho reseñé una novela de Arnost Lustig, Una oración por Katerina Horovitzová, basada en hechos reales y era dura, sí, y como bien dices, menos mal que tenía también 160 páginas, pero el autor lograba hacerte llevar por los mismos sentimientos que los personajes. Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...